Lisboa en Tranvía | Palacio Vila Flor

Lisboa en Tranvía

electrico

Si quiere conocer todos los rincones y las callejuelas de Lisboa, sin cansarse subiendo y bajando las siete colinas de la ciudad, acepte nuestra sugerencia: coja el tranvía 28, que le llevara por los locales más interesantes de patrimonio histórico de Lisboa.

Saliendo de Martim Moniz, el 28 se dirige al barrio de Graça, en dirección a la Iglesia de “San Vicente de Fuera”, que merece una visita por su imponencia y por sus azulejos. Detrás de la iglesia, esta el Campo de Santa Clara, donde los martes y los sábados hay un mercadillo “Feira da Ladra”, en el que todo se compra y se vende.

El tranvía continúa por Alfama, pasando por algunas de las calles y las placetas más pitorescas de las zonas medievales de Lisboa, como la Rua das Escolas Gerais, el Largo das Portas do Sol, bonito mirador sobre el río y más arriba, el Castillo de San Jorge. Bajando en dirección a la Baixa, el 28 pasa por la Catedral de Lisboa, de austera fachada románica y por la Iglesia de San Antonio, el santo predilecto de la ciudad. En el descenso por la transitada Rua da Conceição, merece la pena bajarse en plena Baixa Pombalina, proyectada por el Marquês de Pombal tras el terremoto de 1755.

El tranvía subirá por la elegante colina de Chiado, parando casi en la puerta de la conocida pastelería “A Brasileira”, en el Largo de Chiado, donde la estatua del poeta Fernando Pessoa espera su compañía. En todo el recorrido merece la pena prestar atención a la arquitectura de los edificios, a los azulejos que forran las fachadas y en los frisos Arte Nuevo, junto a los tejados. Camino de Estrela, no se pierda el edificio de la Asamblea de la República, antiguo convento de San Benedicto, en el alto de la gran escalinata.

¿Entiende ahora por que este tranvía es conocido como el tranvía de los turistas?

Fuente: http://www.visitlisboa.com/getdoc/85a5883a-66d6-4819-b337-5379279a838d/NodeAliasPath.aspx